language: Deutsch   Français   italiano   Español   Português   日本語   russian   arabic   norwegian   swedish   danish   Nederlands   finland   ireland   English  

La violencia: la gran igualadora – Nada es Gratis moncler hombre precios

La violencia: la gran igualadora Jesús Fernández-Villaverde 04-07-2017 48 comentarios

Pocos temas despiertan tanta pasión en el debate público como los orígenes de la creciente desigualdad de renta y de riqueza (fenómenos relacionados, pero no iguales) que se ha observado en las últimas décadas en muchos países occidentales. ¿Cómo de grande es? ¿Ha parado o continúa creciendo? ¿Cuál es su causa? ¿Cuáles son sus consecuencias? ¿Qué podemos hacer al respecto? O, incluso, ¿debemos hacer algo al respecto? Responder simplemente a una de estas preguntas daría para toda una serie de entradas y horas de conversación pues incluye tanto aspectos positivos (de mero análisis) como normativos (¿cómo se debe organizar una sociedad?). Como en todos los grandes debates públicos, hay importantes aspectos de hechos verificables, muchos argumentos menos basados en los datos y la tendencia a imputar al crecimiento de la desigualdad el origen de muchos fenómenos que quizás tengan menos que ver con ella de lo que parecería a primera vista, pero que le evitan a uno tener que decir algo más profundo.

Mi intención hoy es mucho más modesta: reseñar rapidísimamente un reciente libro de Walter Scheidel , The Great Leveler: Violence and the History of Inequality from the Stone Age to the Twenty-First Century , sobre la evolución en el largo plazo de la desigualdad de renta y riqueza y el efecto que sobre la misma tiene la violencia.

Para los que nos apasiona la historia económica de la antigüedad (por cierto, este otoño daré en Penn tres semanas de historia económica de Grecia y Roma, a ver si puedo colgar entradas sobre ello), Scheidel es un nombre bien conocido. Por ejemplo, es uno de los editores de la imprescindible The Cambridge Economic History of the Greco-Roman World que resume los enormes avances en nuestro entendimiento de la vida económica en la época clásica que se han producido en las últimas décadas (y que dejan bastante mal tanto a Karl Polanyi , al que es muy difícil tomarse en serio estos días, como a M.I. Finley , que aún resulta de todas maneras provechoso leer). Su salto a una historia más global, tanto en espacio como en tiempo, motivado precisamente por el crecimiento del interés en la evolución de la desigualdad (que atribuye en el prólogo a sus conversaciones con Emmanuel Saez , uno de los líderes de la literatura al respecto, durante una estancia conjunta en Stanford ) es quizás el mejor ejemplo de la discusión con la que comenzaba esta entrada.

La tesis del libro, expuesta de manera sucinta en un capítulo introductorio, es sencilla: desde la revolución neolítica, la desigualdad de renta y riqueza en una sociedad tiende a crecer de manera casi constante a menos que la sociedad sufra de un desastre de considerables dimensiones. En particular, Scheidel identifica cuatro “niveladores” de la desigualdad: las guerras con movilización masiva (como las dos guerras mundiales del siglo XX), las revoluciones transformadoras (como la Revolución Rusa de 1917), el colapso de un estado y las pandemias letales. Cada uno de estos niveladores, formas de violencia humana o natural a la que se refiere el título de esta entrada, llevan a la destrucción del capital físico, a altos niveles de inflación y de imposición, a fuertes intervenciones del estado en la economía (re-asignado recursos y cambiando precios relativos) y, más en general, a la desorganización de la vida económica. Dado que las personas con más riqueza son, casi por definición, las que más tienen que perder de estos reajustes (malamente va a perder mucho capital físico el que carece de él), los niveladores tienden a comprimir la distribución de riqueza y, por medio de la reducción en las rentas del capital, la de ingreso. Además, a menudo, estos niveladores llevan a profundos cambios en la vida política, con sus subsecuentes consecuencias secundarias sobre la desigualdad.

El efecto de estos shocks, sin embargo, tiene a desaparecer con el tiempo: la vida económica vuelve a la normalidad, altos niveles de imposición son erosionados por el juego político y unos agentes, no necesariamente los mismos que antes o incluso sus descendientes, comienzan de nuevo a acumular riqueza a alta velocidad. Scheidel está, por tanto, interesado en entender la dinámica de desigualdad dentro de las sociedades, pero no entre sociedades (un punto al que volveré en unos párrafos).

El resto de los capítulos del libro le ofrecen al lector los detalles adicionales que justifican la tesis principal, desde una breve historia de la desigualdad del neolítico al presente al análisis de guerras, revoluciones y plagas, y conjeturas sobre el futuro. Parte de la narrativa, como la increíble comprensión de renta y riqueza en Japón durante la Segunda Guerra Mundial (capítulo 4) son fascinantes. Otras partes se hacen más lentas de leer y sufren de alguna imprecisión en cómo se miran los datos o la interpretación que se puede hacer de los mismos.

El libro adopta, muy a pesar de su autor, una posición pesimista. La desigualdad crece y crece (asumo por el momento que esto es negativo para una sociedad; no tiene necesariamente que serlo) y los únicos remedios que paran este proceso son casi peor que la enfermedad: guerras, revoluciones, pandemias. Otros mecanismos, como las crisis financieras o la redistribución fiscal en tiempos “normales” no son más que, en opinión de Scheidel, arañazos en la armadura de la desigualdad. En circunstancias que no son excepcionales, las personas de alta renta o riqueza pueden emplear (¿manipular?) el sistema político con suficiente destreza para evitar un nivel elevado de redistribución.

La obra de Scheidel se puede leer a varios niveles. Uno es simplemente descriptivo: ¿qué sabemos sobre la evolución de la desigualdad de renta y riqueza en el tiempo y en el espacio? Como tal, pocos mejores lugares podrá encontrar un estudioso sobre el tema que sintetice la información existente en la literatura en estos momentos.

Un segundo es sobre los mecanismos que incrementan y disminuyen la desigualdad. Aquí he de reconocer un cierto sesgo previo: en mi propia investigación he seguido la literatura que enfatiza la importancia de los grandes (y raros) desastres para entender muchos fenómenos como los precios de los activos ( aquí y aquí ). En un trabajo reciente argumento que en un mundo con grandes (y raros) desastres la evolución de la desigualdad de renta y riqueza sufre, potencialmente de fluctuaciones de medio plazo muy considerables. A la vez, me resulta difícil ver cómo tales fluctuaciones pueden tener un componente cuasi-permanente en la ausencia de los “niveladores”, como argumenta Scheidel. Los mecanismos de corrección por cambio de precios relativos en una economía de mercado son poderosos y, aunque algunas veces lentos, terminan imponiéndose. Grandes acumulaciones de capital, dado lo que sabemos sobre las elasticidades de sustitución entre capital y trabajo , terminan revirtiéndose o, al menos, no explotando. Y las herencias familiares, por mucho que su persistencia sea alta (como aquí documenta Gregory Clark ) culminan, tarde o temprano, enfrentándose al fenómeno Buddenbrook : una nueva generación termina llegando que se dedica a tocar el piano y se come toda la herencia.

Un tercer nivel es sobre qué es lo que está ocurriendo en el mundo actual. No quiero entrar ahora en una nueva divagación sobre la tecnología y la desigualdad. Solo resaltar mi descontento con el fetichismo del estado-nación en la discusión de la desigualdad de la que creo Scheidel sufre en parte. ¿Ha crecido más la desigualdad en Estados Unidos que en Francia? Sí. ¿Podemos aprender algo de ello? No está claro. En un mundo con movimientos de bienes, servicios y personas, el incremento de desigualdad generado por la acumulación de riqueza en San Francisco y Nueva York no se puede separar de la evolución de la riqueza en Iowa y en Burdeos. ¿No es acaso parte del incremento de riqueza del programador en Silicon Valley el teléfono móvil que se compra un francés? Pero, como las estadísticas vienen en “paquetes” nacionales, mezclamos San Francisco con Iowa pero no San Francisco con Burdeos o Iowa con Glasgow.

Aun así, el libro de Scheidel no deja de ser una magnífica contribución a una creciente literatura histórica sobre la desigualdad y, en mi caso, aliciente para seguir pensando más sobre este tema en meses venideros.

por Jesús Fernández-Villaverde

Jesús Fernández-Villaverde

Jesús Fernández-Villaverde es Catedrático de Economía en la University of Pennsylvania, investigador afiliado del CEPR y del NBER, consejero de la iniciativa de regulación e imperio de la ley de la Hoover Institution at Stanford University y visiting scholar en los Bancos de la Reserva Federal de Filadelfia y Chicago. Antes de ello, obtuvo un doctorado en Economía por la University of Minnesota (2001) y ha sido Kenen Fellow en Princeton University y National Fellow de la Hoover Institution at Stanford University. Es miembro del consejo editorial de la International Economic Review. En 2017, para estar seguro que escucha las dos versiones de lo que ocurrirá en las Ashes, enseñará también en University of Oxford y University of Melbourne. Sus campos de investigación son macroeconomía, econometría e historia económica. Su objetivo profesional en el largo plazo es encontrar alguna manera de poder dedicarse a esto de la economía desde Ribadesella, pero por el momento ha fracasado de manera absoluta en su empeño.

Hay 48 comentarios Un bostoniano dice: 04/07/2017 a las 05:54

¿La destrucción de capital, si es en mayor medida que la de trabajo (vidas humanas) y afecta a todos los propietarios en la misma proporción, no aumenta la desigualdad de rentas entre propietarios y asalariados?

Jesús Fernández-Villaverde dice: 04/07/2017 a las 14:04

Si, pero creo que el supuesto implicito de Scheidel es que los propietarios de capital fisico tienen mas renta que los asa kverzibj. chalecos moncler hombrelariados y por ello al reducirse las rentas del capital fisico, se reducen la desiguadad. Entre los asalariados algo similar se podria argumentar sobre el capital humano: si ahora hay una guerra brutal mi capital humano de saber computar modelos estructurales tendria muy poco valor y mi nivel de ingresos y el del jardinero de Penn se igualarian de manera radical.

antonio dice: 04/07/2017 a las 16:16

No estoy muy seguro que la guerras consituyen un nivelador de desigualdad. 1º No conozo casos reales en que eso haya sucedido. Y segundo, si, cierto, sus conocimientos de computación de modelos no le servirián de mucho, pero su formación basica (economía, historia, derecho, matemáticas,etc.) superior tambien a la del jardinero de Penn, si le valdrían para acceder a puestos de más relevancia que el jardinero : A los propietarios de capital fisico (salvos a los puros rentistas derivados de herencias) les pasaría lo mismo. El capital fisico se destruye para todos, también para los asalariados, y manda la formación que también es...desigual. Saludos

Jesús Fernández-Villaverde dice: 04/07/2017 a las 16:21

1. "No estoy muy seguro que la guerras consituyen un nivelador de desigualdad". Eso es lo que documenta Scheidel en detalle cuando son guerras de movilizacion masiva (tanto en mi entrada como en el libro "movilizacion masiva" es un factor clave). La segunda guerra mundial, por ejemplo, compromio la desigualdad en casi todos los paises de manera brutal. El ejemplo de Japon que Scheidel discute en detalle es tremendo. Esto, de todas maneras, es bien conocido y hasta hay una pagina en wiki al respecto:

https://en.wikipedia.org/wiki/Great_Compression

(aunque en el caso de Estados Unidos tienes el efecto del New Deal tambien).

2. Ganaria yo mas que el jardinero si a los dos nos colocas en el Japon de 1946? Probablemente. Pero la clave es que yo ahora quizas gane (por poner un numero) 10 veces que un jardinero pero en Japon en 1946, por la destruccion causada por la guerra solo ganaria 3 veces mas. Scheidel no dice que la desigualdad desaparece, dice que se reduce.

Kreon dice: 04/07/2017 a las 12:24

¿Solo la violencia puede nivelar? Es una muy mala noticia sobre todo porque los niveladores de Scheidel son niveladores "malos", es decir solo consiguen sus objetivos por la vía de reducir renta y riqueza totales. Aunque solo soy un diletante, yo pensaba que la vía "virtuosa" consistía en la intervención inteligente del Estado que, sin eliminar la desigualdad (ni sería justo ni es el objetivo), si contribuiría a mitigarla. ¿No es posible?

Jesús Fernández-Villaverde dice: 04/07/2017 a las 14:02

Bueno, es lo que dice Scheidel, no yo
moncler hombre precios

comprar moncler en madrid
comprar chaquetas moncler imitacion
chaquetas moncler hombre precios Entrar/Registrarse|Crear Cuenta| Contáctenos 0 Inicio Alpha Industries Hombre Ropa  - Abrigos Acolchados  - Chaquetas Bomber  - Chaquetas de Cuero Mujer Ropa  - Abrigos de Botonadura Simple  - Chaquetas Acolchadas  - Chaquetas Deportivas  - Chaquetas Militares Belstaff Belstaff Blazer Chaquetas Hombre Belstaff Blazer Chaquetas Mujere Belstaff Blouson Chaquetas Hombr Belstaff Blouson Chaquetas Mujer

Belstaff Bolsas Belstaff botas Belstaff chaqueta mujeres Belstaff Chaquetas Hombres

Belstaff gafas de sol NiNos Belstaff Tee Camisa Hombres Belstaff Tee Camisa Mujeres Belstaff

Gipsy Hombre  - Chaquetas de cuero Mujer  - Abrigos cortos  - Abrigos de paño  - Chalecos  - Chaquetas de cuero Helly Hansen Hombre  - Botas senderismo  - Botas y botines  - Camisetas

 - Chaquetas y chalecos  - Zapatillas running Mujer  - Bolsas

 - Botas senderismo  - Botas y botines  - Chaquetas y chalecos  - Zapatillas

Moncler Hombre Accesorios  - Bolsas de lavado  - Bufandas & Fulares  - Guantes  - Sombreros & Gorras Hombre Bolsos  - Bolsos Messenger  - Holdalls  - Maletas & Bolsos de Viaje  - Mochilas Hombre Lifestyle  - Artículos para el Hogar Hombre Ropa  - Abrigos con Capucha  - Blazers  - Camisetas con y sin Mangas  - Cárdigans  - Chalecos  - Chaquetas Acolchadas  - Chaquetas Deportivas  - Chaquetas Ligeras  - Chaquetas Militares  - Chinos  - Jackets  - Jerséis de Punto

 - Pantalones de Chándal  - Pantalones Rectos  - Parkas & Trencas  - Polos  - Shirts  - Sudaderas  - Vaqueros Pitillo Hombre Zapatos  - Botas  - Hi-Blusas  - Trainers Mujer Accesorios  - Bufandas & Fulares  - Estuches de Maquillaje  - Guantes  - Llaveros & Cadenas  - Sombreros & Gorras Mujer Bolsos  - Bolsos de Hombro  - Bolsos Tote  - Clutches  - Maletas & Bolsos de Viaje  - Mochilas  - Satchels & Cross Bolsos Mujer Lifestyle

 - Artículos para el Hogar Mujer Ropa  - Abrigos con Capucha  - Abrigos de Botonadura Simple  - Abrigos Oversize  - Blusas  - Camisas  - Camisetas con y sin Mangas & Jerseys  - Capes  - Capes & Ponchos  - Cardi-Abrigos  - Cárdigans  - Cárdigans de Punto  - Chalecos  - Chaquetas Acolchadas  - Chaquetas Biker  - Chaquetas Cropped  - Chaquetas Fitted  - Chaquetas Ligeras  - Chaquetas Militares  - Chaquetas Oversized  - Chaquetas Puffer  - Coats  - Faldas Acampanadas  - Gabardinas & Chubasqueros

 - Jackets  - Jerséis de Punto  - Leggings  - Palazzo Pants  - Pantalones Acampanados  - Pantalones Ajustados  - Pantalones Cropped  - Pantalones de Chándal  - Pantalones de Talle Alto  - Pantalones Tailored  - Pantalones Tapered  - Parkas & Trencas  - Polos  - Shorts  - Sudaderas  - Vaqueros Slim  - Vestidos de Día Mujer Zapatos  - Botas  - Espadrilles  - Sandalias  - Trainers  - Zapatillas

Oakwood Hombre  - Chaquetas Mujer  - Abrigos  - Chaquetas  - Faldas  - Pantalones  - Vestidos Schott Hombre  - Chaquetas y americanas  - Ropa Mujer  - Abrigos  - Chaquetas Niño  - Chaquetas y abrigos  - Sudaderas y jerséis de punto Strellson Hombre  - Abrigos cortos  - Abrigos de invierno  - Americanas  - Bandoleras  - Bufandas  - Camisas de traje  - Camisas informales

 - Chaquetas americanas  - Chaquetas de cuero  - Chaquetas de invierno  - Chaquetas finas  - Cinturones  - Cinturones casuales  - Cinturones clásicos  - Corbatas y accesorios

 - Gabardinas  - Jerséis de punto  - Maletines y fundas para portátiles  - Pantalones  - Pantalones de tela  - Pañuelos y bufandas  - Polos  - Trajes completos

 - Vaqueros rectos Mujer  - Bandoleras  - Maletines y fundas de portátiles  - Monederos

      Productos nuevos para julio [todos] Mujer Chaquetas Oakwood Chaqueta de cuero - bordeaux,chaquetas oakwood,oakwood... €309.75   €157.97 Ahorre: 49% descuento Mujer Chaquetas Oakwood Chaqueta de cuero - yemen,chaquetas oakwood... €296.84   €151.39 Ahorre: 49% descuento Mujer Chaquetas Oakwood Chaqueta de cuero - noir,comprar chaquetas oakwood... €374.30   €190.89 Ahorre: 49% descuento Mujer Chaquetas Oakwood Chaqueta de cuero - kaki,chaquetas oakwood... €296.84   €151.39 Ahorre: 49% descuento Mujer Chaquetas Oakwood Chaqueta de cuero - bordeaux,oakwood piel,chaquetas... €296.84   €151.39 Ahorre: 49% descuento Mujer Chaquetas Oakwood Chaqueta de cuero - noir,comprar oakwood... €296.84   €151.39 Ahorre: 49% descuento Mujer Chaquetas Oakwood Chaqueta de cuero - noir,oakwood chaquetas... €322.66   €164.56 Ahorre: 49% descuento Mujer Chaquetas Oakwood Chaqueta de cuero - kaki,chaquetas oakwood el corte... €309.75   €157.97 Ahorre: 49% descuento Ofertas del mes en julio [todos] Belstaff NiNos Icon Chaquetas F,cazadoras belstaff sale,muy atractivo €529.81   €267.49 Ahorre: 50% descuento Belstaff chaqueta mujeres Gangster Mit Cafe X,chaquetas belstaff sale,estándar €271.69   €135.13 Ahorre: 50% descuento Belstaff chaqueta mujeres Gadjohn Light Marron D,belstaff madrid,Nuevo estilo €1,020.00   €415.63 Ahorre: 59% descuento Belstaff chaqueta mujeres Broad Bomber Chocolate J,belstaff outlet madrid,fresco €953.51   €350.49 Ahorre: 63% descuento Belstaff chaqueta mujeres Gangster Mit Blanca M,chaqueta belstaff,acogedor €274.52   €112.01 Ahorre: 59% descuento Belstaff chaqueta mujeres Gangster Mit Cafe G,belstaff sale,moda €271.69   €135.13 Ahorre: 50% descuento Belstaff chaqueta mujeres Gangster Mit Roja G,belstaff baratas,online baratos... €166.63   €103.61 Ahorre: 38% descuento Belstaff NiNos Panther Chaquetas R,cazadora belstaff,outlet madrid €274.84   €131.97 Ahorre: 52% descuento

moncler hombre moncler hombre|cazadoras moncler china|camperas moncler|plumas moncler precios|moncler madrid plumas

La mayoría de la gente en Kentucky obtienen seguro de salud a través de su empleador y están inscritos en un HMO ( organización de mantenimiento de la salud ) o un plan PPO (Organización de proveedores preferidos ) . El resto a través de los nueve grupos durante la Premiership poseen Algunas tiendas únicas junto con Ce Coq Sportif hacer cerca de tres escuadrones de camisetas con todos los demás fabricantes de establecer sólo una cada persona . Con la ayuda de un Cloaker , usted puede cambiar fácilmente el aspecto de su enlace por lo que es sencillo y muy acogedor. Mejora visible dentro de pocos semanas. Algunos suplementos pueden incluso ayudar a la correcta absorción de las vitaminas en el cuerpo como para que el cuerpo absorba el calcio , lo mejor es que el individuo consume suplementos de calcio con un contenido de vitamina D en la que es. Puede sorprender a su ser querido en su cumpleaños por tener un ramo de flores frescas cortadas enviados derecho a su puerta principal. On the other hand , if your driveway is Asphalt , you should still considero using water based driveway SEALER that can protect your driveway against cracking , water damage , and ultraviolet rays . Sin embargo , los baños son para relajarse y son un lujo que todo el mundo debería tener la oportunidad de disfrutar . La mayor cotización en línea le ofrece coincidir con al menos cinco compañías de seguros diferentes .